Apple nos trae lo último en smartphones con su gama más alta: iPhone 11 Pro y iPhone 11 Pro Max. Se han hecho esperar pero los nuevos iPhone presentan diferencias notables que lo convierten en la máxima potencia.

En cuanto a sus dimensiones y peso, son algo más “pesados” que sus predecesores el iPhone XS y el XS Max pero continúan siendo modelos muy ligeros con poco más de 200 g de peso. El 11 Pro Max tendrá una pantalla más grande que el 11 Pro lo que le confiere una mayor resolución de imagen.

Triple sensor: la gran novedad

Apple quiere dar un golpe en la mesa y afianzarse como el rey de la fotografía. Así pues han incluido en el diseño de la cámara trasera tres sensores. El soporte será un cuadrado donde se colocarán los sensores en triángulo. El cristal usado ofrece más resistencia frente a golpes.

Las tres cámaras traseras y la frontal tienen 12 MP y captura vídeos en 4K a 60 fps. Cabe destacar también su modo Deep Fusion– que captura 4 fotos a baja exposición y 4 a alta exposición – y su modo Noche mejorado. Para ofrecerle más usabilidad si cabe, los nuevos iPhone podrán sumergirse en el agua hasta una profundidad de 4 metros.

El Face ID en su máxima expresión

El Face ID también ha experimentado mejoras llegando a ser un 30% más rápido en su identificación y permitiendo su uso desde distancias variables. Según se comenta, podría incluso desbloquearse la terminal mientras está en la mesa, lo que sería algo rompedor en el mercado.

Más autonomía que nunca

El procesador A13 Bionic es otra de las grandes novedades de esta gama y será el que caracterice a ambos modelos. Las mejoras de rendimiento y eficiencia le permitirán una mayor autonomía: hasta 4 horas más en el 11 Pro y llegando  5 horas en el 11 Pro Max.

En cuanto a la batería, llega por fin la carga rápida que conseguirá restaurar los niveles de energía mucho antes gracias al nuevo cargador de 18W.